Paseos favoritos de los dictadores

Paseos favoritos de los dictadores
Como a ninguno de ellos le gustaba ser juzgado por lo que sucedió detrás de escena en sus países utópicos, los dictadores siempre han tratado de ocultar los ríos de sangre detrás de una cortina de glamour, riqueza y sofisticación.

Combinando el hecho de que eran lo suficientemente ricos como para permitirse el lujo con la necesidad de ocultar sus atrocidades, cada uno de ellos eligi√≥ los mejores art√≠culos en cada campo, para poseer e impresionar. Incluidos los medios de transporte …

La línea de sangre de los dictadores, si lo desea, fue introducida por un hombre corso que pronto se convertiría en un ícono cultural y el alter ego favorito de los locos mentales.

Obviamente, Napole√≥n, debido a las limitaciones de su tiempo, no era el due√Īo de ning√ļn autom√≥vil, ni de ning√ļn veh√≠culo motorizado y autopropulsado. Sin embargo, era el due√Īo de un semental impresionante, contando unos 80 caballos de silla.

El semental que usó Napoleón se componía principalmente de caballos grises árabes y de Barb. Como puede imaginar, estas razas de caballos eran confiables y lo suficientemente cortas como para que el Emperador pudiera montarlas; la verdad sea dicha, Napoleón era un poco más alto que los hombres de su tiempo, 1,68 metros, y el problema de la altura es solo un mito iniciado por los ingleses para desacreditarlo.

Entonces, los caballos no fueron elegidos debido a su altura, pero gracias al hecho de que eran gentiles y podían manejar a un Napoleón no tan ecuestre.

Se acuerda en gran medida que el caballo favorito de Napole√≥n llevara el nombre Marengo (los propios registros estables de Napole√≥n, sin embargo, no mencionan ese nombre), un compa√Īero con el que pas√≥ la mayor parte de sus campa√Īas. Debido al hecho de que Napole√≥n ten√≠a la costumbre de apodar a los seres que lo rodeaban, de hecho se cree que Marengo es el semental Ali, el que Napole√≥n mont√≥ en la batalla de Marengo.

El primer jefe de estado de la Uni√≥n Sovi√©tica y, seg√ļn la revista People, una de las 100 personas m√°s influyentes del siglo XX fue, durante toda su carrera pol√≠tica, un hombre de Rolls Royce. Durante su reinado, Lenin era due√Īo de no menos de nueve de estos rivales de trenes / caballos. Pero, a diferencia de sus otros compa√Īeros dictadores, Lenin no se limit√≥ a ser due√Īo de un Rolls “tal cual”.

Su favorito era el Tzar’s Rolls-Royce Silver Ghost. Confinado a las restricciones de su tiempo, Lenin se vio obligado a convertir los Rolls y equiparlo con una serie completa de caracter√≠sticas inusuales, incluida la modificaci√≥n del autom√≥vil para que funcione con alcohol (mucho m√°s f√°cil de fabricar que la gasolina durante la guerra civil). Pero la modificaci√≥n m√°s perturbadora fue dictada por el duro clima de la Uni√≥n Sovi√©tica.

Como Rolls no estaba destinado a correr sobre la nieve, Lenin se encontr√≥ en una situaci√≥n dif√≠cil. ¬ŅRenunciar a los Rollos y lo que significaba, o hacer que corra en la nieve? Fue por la segunda opci√≥n y, en lo que algunos llaman un acto de vandalismo industrial, el veh√≠culo gris claro fue adaptado para correr sobre la nieve. Se quitaron las ruedas y se reemplazaron con esqu√≠s en la parte delantera y orugas en la parte trasera.

Mientras que para el Tercer Reich, Mercedes-Benz era el autom√≥vil elegido, los bolcheviques ten√≠an una debilidad por Rolls. Inspirados o no por su l√≠der, muchos otros funcionarios importantes del r√©gimen usaron esta marca, incluidos otros funcionarios del gobierno y del Ej√©rcito Rojo. Para 1919, los autos incautados del Zar casi fueron destruidos y el Consejo de Comisarios del Pueblo orden√≥ 70 Rolls Royce m√°s de Londres …

El sucesor de Lenin, debido al rápido desarrollo de la industria automotriz, tenía algunas opciones más cuando se trataba de sus automóviles. Aunque la pasión por Rolls Royce no desapareció exactamente con Lenin, la colección de Stalin fue un poco más completa: Packards, Lincolns y Cadillacs.

Sin embargo, se dice que su favorito fue un Packard V12 de 1937, recibido como regalo del presidente de los EE. UU. F. Roosevelt. El automóvil es uno de los 25 que se han construido y viene con un exterior azul marino, una parte superior color canela y un interior rojo brillante.

El punto débil de Stalin para Packards condujo a la creación del ZIS-110 (hecho por Zavod Imeni Likhacheva). El 110 era un automóvil de fabricación soviética, con ingeniería inversa de un Packard Super Eight de 1942. Fue impulsado por un motor de 6.0 litros y 8 cilindros, desarrollaba 140 hp y era capaz de alcanzar una velocidad máxima de más de 140 km / h (87 mph).

El austriaco que cambi√≥ para siempre el mundo fue el primer dictador en crear una imagen para s√≠ mismo como ning√ļn otro. Junto con el dictador italiano Mussolini, Hitler abri√≥ las puertas para el l√≠der carism√°tico, astuto, cruel, pero un ser humano social.

Para mostrar su poder, Hitler utiliz√≥ en gran medida los veh√≠culos Mercedes-Benz. El primero que compr√≥ en 1925, dicen las cuentas a cr√©dito. Seg√ļn se informa, despu√©s de verse involucrado en un accidente del cual su autom√≥vil sali√≥ pr√°cticamente ileso, decidi√≥ quedarse con la marca. Pose√≠a al menos nueve autom√≥viles Mercedes y el fabricante de autom√≥viles pronto se convirti√≥ en el principal proveedor del Tercer Reich.

Para el desfile, su paseo favorito era un Mercedes 770K Grosser de 1939, propulsado por un motor en línea de 7,6 litros y 8 cilindros, acoplado a una caja de cambios de cinco velocidades (la quinta es la sobremarcha). Desarrolló 155 hp a 3.000 rpm sin el compresor y 230 hp a 3.200 rpm con él. Podría alcanzar una velocidad máxima de 80 km / h (50 mph) y consumir hasta 30 litros de combustible cada 100 km (7.8 mpg) para la versión sin blindaje y 40 litros / 100 km (5.9 mpg) para el blindado .

Un favorito de Hitler fue el 1939 Auto Union D-Type. Fanático de las carreras, Hitler favoreció la creación del programa de carreras de motor patrocinado por el estado. El Tipo D en cuestión está propulsado por un motor V12 de dos cilindros sobrealimentado de 3 litros montado en la parte trasera y fue conducido, en sus días de carrera, por el conductor favorito de Hitler, Hans Stuck.

Curiosamente, aunque era un entusiasta del automóvil y el hombre detrás de la creación de Volkswagen (el automóvil de la gente), a Adolf Hitler no le gustaba conducir. También impulsado por razones de seguridad, le gustaba usar choferes.

“Il Duce”, quiz√°s una de las figuras m√°s controvertidas del siglo XX, fue un ferviente admirador de los veh√≠culos Alfa Romeo. La marca era para Mussolini lo que Mercedes-Benz era para su hom√≥logo alem√°n, Adolf Hitler.

Los autos que poseía Mussolini antes de que le dispararan, patearan, escupieran y colgaran boca abajo en los anzuelos se han convertido hoy en el orgullo y la alegría de las casas de subastas. Uno de sus autos favoritos, un Alfa Romeo 2300 MM de 1937, se puso a la venta en eBay por $ 1,200,000.

El auto en cuestión es suficiente ejemplo de la pasión de Mussolini. No solo le gustaban los automóviles, sino que también sabía un poco más sobre ellos que, por ejemplo, Hitler y Stalin. La sangre pura de raza italiana corría por las venas de Mussolini. El Alfa de 1937 fue corrido en el famoso Mille Miglia por el propio equipo de carreras de Mussolini, dirigido por su chofer personal y primo, Ercole Boratto.

De todos los otros dictadores sobre los que está leyendo aquí, Mussolini era el más alfabetizado en automoción. El Alfa Romeo de propiedad estatal era su patio de recreo personal, construyendo vehículos a medida con cuerpos de Touring of Milan o Pinin Farina para los ricos.

El dictador rumano, entre los pocos de su raza que finalmente fue capturado y ejecutado por su propia gente, era más conocido por su pasión por el vino que por los automóviles. Su posesión más preciada fue un Buick Electra de 1974. Confinado a los estrictos requisitos del régimen comunista que lideraba, Ceausescu encontró difícil poseer y viajar en vehículos caros que desafiaban a las personas.

Eso fue hasta 1969, cuando las cosas comenzaron a cambiar. Fue el a√Īo en que, por primera vez desde Yalta, en 1945, un presidente estadounidense visit√≥ un pa√≠s comunista. M√°s tarde, como muestra de agradecimiento por la comprensi√≥n de Ceausescu de los problemas del mundo, el presidente Nixon le hizo un regalo costoso: el Buick Electra de 1974. Estaba equipado con caracter√≠sticas que los rumanos ni siquiera so√Īaban con tener en un veh√≠culo personal, incluido aire acondicionado y tapicer√≠a de cuero. El √≠ndice de consumo de combustible del autom√≥vil era de unos 40 litros / 100 km (5,9 mpg), pero el combustible no fue un problema para el dictador.

Mientras tanto, a los rumanos se les dio Dacia, una marca local que muchas d√©cadas despu√©s, al carecer de mejoras importantes, se convirti√≥ en uno de los veh√≠culos m√°s odiados del mundo. Los fines de semana, se permit√≠an los autom√≥viles en las v√≠as p√ļblicas dependiendo de los n√ļmeros de matr√≠cula: n√ļmeros pares de una semana, n√ļmeros impares de una semana …

Idi Amin, el hombre com√ļn de Uganda, se ha convertido en uno de los l√≠deres m√°s crueles que el mundo haya conocido. Inconsciente de las 400,000 personas asesinadas durante su presidencia de ocho a√Īos, Amin se preocup√≥ poco, despu√©s de llegar al poder, de c√≥mo el p√ļblico lo percibe. Al igual que Saddam Hussein, Amin pose√≠a innumerables veh√≠culos, la mayor√≠a de ellos sobrantes de los 80,000 asi√°ticos que fueron expulsados ‚Äč‚Äčdel pa√≠s en 1972.

Tal fue el alcance de su estacionamiento reci√©n adquirido, que Amin encontr√≥ √ļtil regalar autos como regalos. Los generales militares en Uganda recibieron, como muestra de agradecimiento, autom√≥viles de lujo, junto con propiedades y negocios.

Aparentemente ten√≠a una debilidad, como cualquier dictador consciente de s√≠ mismo, por Mercedes Benz. La pasi√≥n de Amin por los autom√≥viles, sin embargo, benefici√≥ a los peque√Īos fabricantes de autom√≥viles en todo el mundo. En lugar de comprarlos, le gustaba m√°s robar o recibirlos como regalos.

Adem√°s de los innumerables veh√≠culos confiscados a los deportados, se inform√≥ que Amin recibi√≥ un Mercedes-Benz 300 Coupe de Al-Qadhafi y un Cadillac Eldorado Convertible como bonificaci√≥n cuando compr√≥ dos nuevos Boeing 707 y un Lockheed Hercules C-130. Tambi√©n pose√≠a un convoy de Mercedes-Benz 240 y, algunos dicen, siete Citroen SM y, por supuesto, el todo poderoso Jeep del ej√©rcito …

Entre los pocos dictadores que se avergonzaron al ser atrapados por el enemigo, el dictador iraqu√≠ es la definici√≥n de lujo a toda costa. Cuando se trata de autom√≥viles y el tama√Īo de su flota personal, Saddam Hussein no tiene rival. Hasta el d√≠a de hoy, a√ļn se desconoce el alcance exacto de su coche compartido.

Las estimaciones iniciales dicen que Saddam era el orgulloso propietario de al menos 60 vehículos de lujo, que van desde auténticos taxis de Londres hasta Rolls Royce Silver Shadows. Se dice que la mayoría de los 60 vehículos fueron destruidos por guerra, fuego o saqueadores iraquíes.

La mayor√≠a de los veh√≠culos propiedad de Saddam ten√≠an menos de 2.000 km a bordo (1.242 millas). Seg√ļn los hallazgos de las fuerzas de la coalici√≥n, todos los veh√≠culos ten√≠an las llaves en el encendido. En un giro ir√≥nico, dado el tercer lugar del pa√≠s en la tabla de reservas probadas de petr√≥leo de la OPEP, casi todos estaban casi vac√≠os.

Es muy dif√≠cil decir exactamente qu√© autom√≥vil era el favorito de Saddam. Era el orgulloso propietario incluso de la camioneta “woody” de Packard y de los buggies de gasolina … Haga su elecci√≥n.

El ex gobernante del ahora √ļnico pa√≠s comunista, como el tel√≥n de acero en el planeta, era un fan√°tico de Mercedes Benz al 100 por ciento. En un pa√≠s con grandes carreteras, pero casi sin veh√≠culos privados, a Kim Jong Il le gustaba hacer sus negocios en un Mercedes-Benz SEL 500

Bueno, no se ocupa exactamente de sus asuntos, ya que se informa que el autom√≥vil (por el pu√Īado que logr√≥ ingresar y, lo que es m√°s importante, SALIR del pa√≠s) se exhibir√° en el Palacio Memorial de Mansoosan.

En 1983, su padre Kim Il-sung sali√≥ de su camino y de su pa√≠s para darle al hijo un regalo exquisito. Compr√≥ 99 veh√≠culos Nissan especialmente dise√Īados (40 minibuses, 50 vagones y 9 veh√≠culos especiales) para usar en las ceremonias programadas para el 42 cumplea√Īos de Jong-Il.

Para asegurarse de que no ser√° su √ļltimo cumplea√Īos, Kim Il-sung solicit√≥ que los veh√≠culos especiales se conviertan de la siguiente manera: un sed√°n computarizado a prueba de balas de cuatro asientos para Jong-Il, dos autos blindados para sus guardaespaldas, dos restaurantes veh√≠culos, dos veh√≠culos de cocina y dos veh√≠culos de campamento … En total, los norcoreanos han gastado 2 millones de libras brit√°nicas para estos veh√≠culos … en 1983.

El dictador libio (establecido en 1969) no ten√≠a un autom√≥vil favorito. √Čl cre√≥ sus autos favoritos. De vez en cuando, Gadafi apareci√≥ en el centro de atenci√≥n con sus propios dise√Īos: el mejor, el m√°s fuerte, el m√°s seguro, el mejor … Uno de sus √ļltimos logros fue llamado el cohete libio.

Apodado, en el idioma de Gaddafi, Saroukh el-Jamahiriya, el sal√≥n de cinco pasajeros era un autom√≥vil como cualquier otro, en t√©rminos de apariencia. Excepto por el hecho de que presum√≠a de extremos delanteros y traseros en forma de cohete (de ah√≠ el nombre). Su prop√≥sito no era matar a los infieles, sino ayudar a que la muerte en la carretera libia bajara. Fue el resultado de una larga y dura reflexi√≥n sobre c√≥mo “” como dijo en ese momento Dukhali Al-Meghareff, presidente de Libia Arab Domestic Investment, la compa√Ī√≠a que construy√≥ el prototipo.