The Concours d’Elégance Suisse se cuenta entre un raro grupo de eventos de autos clásicos con visión de futuro

The Concours d’Elégance Suisse se cuenta entre un raro grupo de eventos de autos clásicos con visión de futuro

Han pasado cuatro a√Īos desde que se lanz√≥ el nuevo Concours d‚ÄôEl√©gance Suisse bajo el impulso de Mathias Doutreleau. Los concursos originales se llevaron a cabo en Ginebra entre 1927 y 1956, y con el esfuerzo moderno de revivir la tradici√≥n, el espect√°culo se ha vuelto cada vez m√°s serio en el transcurso de su resurrecci√≥n, y la una vez “peque√Īa” reuni√≥n automotriz ha crecido en t√©rminos de cantidad y calidad de sus asistentes automotrices.

A todos nos encantan los cl√°sicos, los Bugattis de antes de la guerra, los 300SL y los 250SWB de posguerra y similares, pero junto a estos elementos b√°sicos del “canon bonito del autom√≥vil”, el Swiss Concours tambi√©n ofrece una mirada a lo mejor de la d√©cada de 1970, junto con algunos superdeportivos modernos fuera del grupo juzgado, y como tal, el evento atrae m√°s que solo aquellos con mechones de blanco en la cabeza. Dicho esto, cualquier concurso que valga su precio de admisi√≥n debe honrar el pasado en primer lugar, y celebrar aniversarios es un medio perfecto para ese fin. Este a√Īo en Suiza, los organizadores del evento honraron la historia con exhibiciones sobre los 125 a√Īos de Delahaye, 110 de Bugatti y 100 de Citr√∂en, de Bentley, y del famoso carrocero franc√©s, Henri Chapron. Adem√°s de eso, 2019 tambi√©n marca los 60 a√Īos del Austin Mini, con un homenaje especial a Sir Alec Issigonis en este evento.

Teniendo en cuenta esta amplia gama de fabricantes que componen la lista de entrada, se hizo a√ļn m√°s impresionante por el hecho de que al menos el 60% de los autom√≥viles distribuidos en los terrenos de la finca proven√≠an de colecciones suizas, lo que se suma a la autenticidad del evento. no es exactamente el mismo conjunto de autos que viajan por el mundo durante cada a√Īo calendario de exhibici√≥n de autos.

Los terrenos del Castillo Coppet fueron el lugar perfecto para este tipo de evento (¬Ņes una regla no escrita que los concursos deben estar a poca distancia de un castillo?), Con hermosas formas de metal y fibra de vidrio dispuestas en la hierba verde, posando frente a La hermosa residencia y buscando mucho en casa.

Cada d√©cada de autom√≥vil estuvo representada hasta 1980, y por mucho que me guste mirar los 911 y Daytonas, la alineaci√≥n de Bugattis de antes de la guerra fue una selecci√≥n especial que no se encontrar√° fuera de unos pocos museos seleccionados. Desde el Tipo 22 Brescia hasta el √ļltimo Tipo 64, la era dorada de la marca francesa estuvo excepcionalmente bien representada. La escasez de tales autos era dif√≠cil de creer en el sentido literal, ya que muchos estaban estacionados uno al lado del otro. Y hablando de exclusividad, se debe dar una menci√≥n especial al Aston Martin DBSC, del cual se dice que solo se produjeron dos unidades: un volante a la derecha y un zurdo. Este fue m√°s o menos un prototipo de 1966, y se introdujo para reemplazar el DB5 en ese momento, pero la carrocer√≠a del Carrozzeria Touring solo se realiz√≥ en un par de autos muy raros.

En el pasado distante de este evento, los concursos se hicieron m√°s o menos para promover autos nuevos (ya que no hab√≠a muchos que pudieran considerarse cl√°sicos en ese momento, o muchas personas que consideraban autos viejos como tales en ese entonces), y injertados en la interpretaci√≥n moderna del Concurso Suizo, los organizadores incluyeron una “clase de carbono” como un complemento a la participaci√≥n t√≠pica de la vendimia. Poblado por autos como el Pagani Huayra Nautilo, Porsche Carrera GT, McLaren P1 y LaFerrari, este grupo de autos gan√≥ mucha atenci√≥n de los ni√Īos unidos a las caderas de sus padres, y aunque prefiero las generaciones Miura y Countach que los preceden, es Es dif√≠cil no maravillarse con la potencia y el absurdo de los superdeportivos contempor√°neos tambi√©n. Y de nuevo, ¬Ņen cu√°ntas curvas puede encontrar un Citro√ęn 2CV a una distancia de un autom√≥vil que haga 0-62 en menos de tres segundos?

Otra parte novedosa de este concurso se agreg√≥ en esta cuarta edici√≥n: una biblioteca de audio. Estamos m√°s o menos contando hasta el final de las bandas sonoras del motor de combusti√≥n en nuestras calles, pero aunque todav√≠a tenemos tiempo (y realmente, todav√≠a queda mucho) tiene sentido comenzar un cat√°logo de estas canciones mec√°nicas. Todos podemos descubrir la diferencia entre un viejo gran bloque estadounidense y un peque√Īo Euro de cuatro cilindros, pero quiz√°s nuestros nietos podr√≠an no ser tan afortunados de crecer con tales ruidos. Para preservar este aspecto del autom√≥vil ICE, se trajeron ingenieros de sonido de Bose para grabar algunos de los motores notables presentes aqu√≠ en Suiza. Por ejemplo, el Dino V6, el famoso V12 “Colombo” presentado en muchos Ferrari, y la magia del Bugatti Type 35 de ocho en l√≠nea fueron los primeros entrantes al cat√°logo. El objetivo es que todas las principales organizaciones de Concurso, desde Pebble Beach hasta Villa d‚ÄôEste, participen en el proyecto para salvar estas sinfon√≠as.

Como todos los concursos, se debe elegir el mejor espect√°culo al final del fin de semana, pero tambi√©n ten√≠amos un nuevo premio, llamado “Lo mejor del sonido”, que fue juzgado ciegamente por un jurado especial. El mejor espect√°culo fue para un magn√≠fico Ferrari 250 GT Europa de 1953 con el trabajo t√©cnico de Vignale, mientras que un Ferrari 250 GT Berlinetta SWB de 1961 gan√≥ el mejor sonido, tal vez algunas cosas nunca cambiar√°n.